DEAR DIARY 2

domingo, 24 de abril de 2016



"Niño de 9 años sentado en el pasto observando el cielo, junto a él tiene un peluche desgastado."


Querido diario:


Hoy, en el colegio, todos se han reído de mí por jugar en el recreo con un “asqueroso peluche gastado”. Cuando he llegado a casa, se lo he contado a mi mamá, y se ha enfadado mucho. Me ha regañado porque he llevado a clase el juguete que me regaló papá y dice que es asqueroso… Cuando se divorciaron, porque papá viaja mucho, le prometí que no me olvidaría de él y que siempre llevaría a todas partes mi osito de peluche. Bueno… nuestro osito de peluche. Ahora solo le veo en Navidad y algunas semanas en verano. Le echo de menos… Y mi osito es el único que me recuerda a él. Aún huele a papá… Pero a mamá le molesta porque está muy sucio y descosido. Papá me contó que fue su juguete favorito cuando era niño y me lo dio a mí porque sabía que yo lo cuidaría bien y porque soy lo que más quiere en el mundo.


Estoy sentado en el pasto, mirando al cielo, junto con mi osito. Como otras veces, vemos formas en las nubes, como hacíamos papá y yo… Si todo esto me pone contento… ¿por qué todos se enfadan conmigo?


5 comentarios:

  1. Ayyyyy qué ternuritaa *_*
    Me ha parecido precioso, Sara
    T_T

    ResponderEliminar
  2. Hola guapi
    Ainssssssss que bonito. Sara

    Lo comparto en G+
    Un saludazo, Lou G de Gocce di Essenza BLOG

    ResponderEliminar
  3. Hola!!
    es precioso
    una mezcla entre ternura, ganas de ir a su escuela y a donde su madre y defenderle, y un poco de rabia por la facilidad que tenemos a juzgar sin saber el significado de las cosas
    Me ha gustado mucho ;)
    Un saludo .D!!
    yeswecanreadtogether.blogspot.com

    ResponderEliminar
  4. Oh, que pena me ha dado esta entrada del diario. La verdad es que esto da que pensar mucho ¿eh?

    Saludos <3

    ResponderEliminar
  5. Has conseguido, que no cualquiera lo hace, empañarme los ojillos. Los niños y su inocencia. Los niños y su ternura. Enorme, una vez más.

    ResponderEliminar