ATRÁPEME SI PUEDE | EPÍLOGO

martes, 25 de abril de 2017


EPÍLOGO: LA NOCHE DEL DOBLE ASESINATO.

Resultado de imagen de whitechapel londres jack destripador

Sherlock no olvidaría jamás aquella noche. La noche en que pudo haber capturado a Jack el destripador. La policía lo encontró dando puñetazos a unos contenedores, completamente fuera de sí. Les costó Dios y ayuda tranquilizarlo. Volvió a perder al asesino. Sin embargo, el asunto empeoró.
Watson tuvo que mostrar declaración cuando pudo ponerse de nuevo en pie, con las rodillas temblando, los ojos desorbitados e incapaz de mediar palabra hasta después de casi una hora.
El señor Holmes no hacía más que pedirles a los oficiales que le dejasen ir a buscarle, no podría andar muy lejos de allí y era el único que conocía su rostro, pero los agentes no se lo permitieron y aquello trajo consigo sus consecuencias.
Según ellos era imposible que fuera el destripador porque habían estudiado su modus operandi y, aunque la mujer había sido degollada de la misma forma que las anteriores, con la segunda había ido in crecendo con lo cual era posible imaginar que la tercera sería una muerte mucho más sangrienta y tan solo había sido decapitada. Aquellos inútiles dijeron que seguramente se hubiese tratado de un imitador del auténtico asesino de Whitechapel. No podían creer que se le hubiese escapado a Sherlock y por tenerle en tan alta consideración se produjo una cuarta muerte, esa misma noche a escasas calles del callejón donde les habían retenido.
Tal y como afirmaron los agentes, cada asesinato debía ir a más, lo que no pensaron fue que Elísabeth Stride tan solo fue decapitada porque Sherlock interrumpió la obra del asesino quien, atormentado por no haber podido terminar su trabajo, volvió a buscar a una nueva víctima. Esta vez Catherine Eddowes fue la desafortunada. En unos pocos minutos dirigió su frustración contra el cuerpo inerte de aquella mujer.
Un vecino dio la voz de alarma. Como no había sido muy lejos, la policía y nuestros protagonistas llegaron rápido a la escena del crimen. En la pared había pintado con la sangre de la cuarta mujer asesinada unas palabras que atormentaron a Holmes hasta el fin de sus días: “Muy lento, demasiado”.
Se la denominó la noche del doble asesinato, así como la noche en la que Sherlock había dejado un caso abierto. El primer caso que no logró terminar. El primer asesino que no logró encarcelar. El primer asesino que se convirtió en su peor pesadilla. 

5 comentarios:

  1. Ya sabía yo que no lo conseguiria y serias fiel a Jack el destripador, el invencible hahahhaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí jajaja Siento debilidad por el personaje. Holmes me ha dado mucha pena y quizás si Conan Doyle levantara la cabeza me diría un par de cosas jaja pero Jack me ha podido desde siempre.
      Muchísimas gracias por leer la historia ^^ estoy ansiosa de conocer tu opinión :)
      ¡Un besazo!

      Eliminar
  2. hola,
    eres como mi peque jajaja le pierden los malos, su heroe favorito es el Joker jajajaja me ha encantado este epilogo

    besotes

    ResponderEliminar
  3. Oh, pobrecito Sherlock, pero el misterio seguirá abierto. A todos les pasa alguna vez, nadie es infalible. Buen cierre de la historia.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo en que Sir Arthur te diría un par de cosas jajaja Aunque creo que sería peor con los fans del detective, esos sí son de temer. Yo no cuento porque soy una persona muy flexible :PPPPPP

    Me gustó la historia, fue entretenida :D

    ¡Besos!

    ResponderEliminar